martes, 27 de marzo de 2018

Alacant, dos paseos con encanto



"Mi ciudad está traspasada de Mediterráneo (...) todas sus casas 
con sensación de escollera, de faro, de haber sido mar 
y de tenerlo bajo la piedra."        Gabriel Miró


La Explanada, antiguamente Paseo del Malecón,
Un paseo entre palmeras y un precioso mosaico, como un símbolo de la ciudad,
 que invita a pasear cerca del mar, con unas preciosas vistas del Castillo de Santa Bárbara al norte,
en un lateral el mar con el Puerto deportivo y al sur el Parque Canalejas.


Uno de los pequeños placeres de vivir en una ciudad tan abierta al mar mediterráneo, es pasear en las primeras horas de la mañana y acercarse tranquilamente a recorrer alguno de los rincones más emblemáticos de mi ciudad, a la que muchos conocen como "ciudad de la luz".

Esa luz que han cantado los poetas, que han pintado los artistas y que han evocado todos los que han vivido y pasado por la ciudad, es esa luz que anhelan todos los que están lejos y también la que embelesa al visitante.

"... es, sin duda, la más amable de todas las ciudades valencianas, la que uno escogería para vivir si hubiese de cambiar su pueblo por una ciudad..."

Así escribía el ilustre D. Antonio José Cavanilles en "Observaciones sobre el Reyno de Valencia. 1797."


Desde la Explanada mirando a la Rambla de Méndez Núñez

Os invito a recorrer conmigo en cada post, algunos rincones, que para mí son especiales, rincones con encanto dónde pasear y descubrir detalles, historias y curiosidades,  que seguramente os motivará para una visita a "la millor terreta del mon" (expresión popular por la que se conoce)

http://www.diarioinformacion.com/alicante/2017/05/06/alacant-millor-terreta-mon/1890995.html

Pasear por la Explanada, es pasear un poco por mis recuerdos, es recordar las tardes de verano paseando entre palmeras, refrescando con la brisa del levante saboreando un helado, un cucurucho de "mantecao" del "Kiosco Peret", son también, comprar un cucurucho de cartón con las papas recién fritas que vendía una mujer en una cesta de mimbre, son las sillas de madera y las tertulias de verano, son los primeros "largos" con los patines recién estrenados de las manos de mis padres, son tantos y tantos recuerdos... También es recordar las  mañanas de domingo en invierno paseando con el mejor abrigo y sentarse a escuchar un concierto en la "Concha", es jugar, correr, esconderse, patinar... son todos esos recuerdos que nos viene a la cabeza cuando nombramos el paseo de "La Explanada", el centro neurológico de la memoria de esta ciudad.

El Auditorio conocido como "La Concha"
Paseando por la Explanada, un maravilloso paseo entre palmeras y con un suelo de teselas en mármol que forman mosaicos en tres colores, rojo-blanco-negro, con formas onduladas que podrían simular un ir y venir de las olas. Es un paseo marítimo que transcurre en paralelo al mar, desde la Puerta del Mar hasta el Parque de Canalejas. Fue construido sobre el antiguo dique de la ciudad durante la primera mitad del siglo XX.

En La Explanada, también nos encontramos caminando al lado de un Paseo Marítimo franqueado por palmeras, donde se encuentra el puerto deportivo y el Club de Regatas de Alicante. Es unos de esos rincones que no te puedes perder, porque es donde descubres los inicios de esta ciudad tan abierta al mar, y donde sus paseos marítimos, también el de Gómiz o Paseo del Postiguet y el del Parque de Canalejas, son unas de las fachadas marítimas más amables con los ciudadanos. Pasear por ellos nos regala una continuada visión del mar, acompañada y protegida por arboles, recibiendo la suave brisa del levante alicantino.  Tanto en el invierno como en el verano, es una de las zonas más transitadas y visitadas de la ciudad.

Paseo marítimo y el Puerto Deportivo

A primeras horas salen de la escuela de Remo del Club de Regatas los grupos de remeros a entrenar.

Un café con leche, unas tostadas, el mar y el sol, uno de los pequeños placeres en invierno.
Un desayuno al borde del mar

Café Noray, en mitad de la dársena del puerto, es un café  volcado al mar, 
con un voladizo en madera que simula un barco y las estructuras en metal . Es uno de los locales con más 
encanto para tomarse algo frente al mar.

Se encuentra rodeado de embarcaciones, con lo cual consigue darnos la sensación de encontrarnos en una de ellas.

A primeras horas el mar amanece tranquilo, y sentarse suspendida sobre el mar es un verdadero placer.

Estatua de Canalejas
La escultura es de Vicente Bañuls, y fue un homenaje de la ciudad de Alicante 
 en agradecimiento a las mejoras del Puerto y de la ciudad conseguidas por el diputado
por Alicante y presidente del Congreso Don José Canalejas.

Imagen antigua del baluarte de San Carlos (R.A. Información).
Esta fortificación se encontraba en la intersección del Parque de
Canalejas y La Explanada.


El Parque de Canalejas, antiguamente  conocido como la "Explanada del Varadero", es uno de los parques con más encanto y el más antiguo de Alicante. Mantiene ese carácter romántico de los parques mediterráneos con fuentes, esculturas, grandes árboles, bancos de madera, y unos monumentales y centenarios Ficus, que proporcionan un ambiente sombrío y fresco en los calurosos días de verano, acogiendo  al visitante entre sus grandes raíces y  ramas.

El Parque, no solo es recreo y naturaleza, también podemos encontrar varias figuras y esculturas que nos retraen en el tiempo y nos acercan a historias y personajes que han donado o han escrito parte de nuestra historia, como la estatua a D. José Canalejas, la escultura al ilustre escritor alicantino D. Carlos Arniches, las dos parejas de perros y dos leones y un pequeño mapa de España en piedra.

Custodiando la entrada desde la Estatua a Canalejas nos encontramos con las estatuas del "Perro de Alcibiades" dos perros  donados por la familia Pritz, que nos reciben como guardianes del parque. Estas figuras son reproducciones de las figuras romanas que se conservan en los museos Vaticanos y en el British Museum de Londres.

Una historia curiosa nos cuentan en este interesante blog sobre la relación que existe entre el Parque de Canalejas y el British Museum de Londres.
http://www.alicantevivo.org/2010/09/el-parque-de-canalejas-y-el-british.html


También podemos disfrutar, en una de las salidas centrales del Parque de Canalejas, el grupo escultórico realizado en piedra y mármol blanco, formado por una pareja de leones del siglo XVIII de autor desconocido y donado por la familia Pritz a la ciudad de Alicante.

La pareja de leones se asemejan mucho a las esculturas de leones que encontramos en el "Jardín de Monforte" en València y a su vez, en menor tamaño, a los leones del Congreso de los Diputados de Madrid.

La pareja de Leones es de los más queridos por los niños. La mayoría de los niños alicantinos tenemos fotos a los pies de los Leones o subidos en su pedestal, son los amables guardianes del Parque y nos invitan a pasar a descubrir uno de los parques más antiguos y románticos de la ciudad.

En el centro del Parque de Canalejas se situa la Fuente del Niño Flautista

Una vista general desde los Ficus hacia la Estatua de Canalejas.

Uno de los tesoros que  podemos descubrir al pasear por el Parque de Canalejas son los grandes Ficus, algunos de más de veinte metros de altura,  que son las verdaderas joyas  naturales monumentales que tenemos en la ciudad. Muchos pasamos ante ellos sin apreciar la excepcional magnitud de los árboles que nos rodean, pero vemos al turista pararse y fotografiar una y otra vez las inmensas raíces y los espectaculares Ficus del parque, muchos preguntan ¿qué clase de árbol es? ¿a qué familia pertenece?.. y es una pena que no haya un itinerario para explicarlos, pero las guías turísticas no hacen referencia a estos maravillosos y peculiares árboles de los que tenemos una gran cantidad distribuidos por muchos puntos de la ciudad.


"Son como pequeñas ciudades, pequeños hábitats, donde viven infinidad de aves, son ciudades aéreas llenas de vida."


Los Ficus centenarios que han ido creciendo y enraizándose en la ciudad, son una variedad originaria de Australia. Con el paso del tiempo, han ido echando raíces, desarrollándose, en una ciudad donde el subsuelo del casco antiguo había sido ganado al mar, y milagrosamente crecen de una forma espectacular en un terreno y en un clima que les es propicio.

Los grandes brazos del Ficus han tenido que se apuntalados
por dos vigas de hierro para sostener el peso y dejar un paso entre
un Ficus y otro.

Los grandes Ficus del Parque Canalejas consiguen una estética singular que generan bienestar.




El "gran" Ficus macrophylla, incluido en el "Catálogo de Árboles Singulares y Monumentales de Interés Local"

Un gran Ficus se encuentra flanqueado por la pareja de Leones en la entrada desde el Paseo Gadea.