domingo, 20 de mayo de 2018

Polop de La Marina





"... a mediodía, los montes, el olivar, los maizales, unos chopos lejanos, 
todo se manifiesta desnudamente con un claro dibujo preciso, 
luminoso y dorado, y todo parece comunicado del azul
 del cielo levantino, cegador, y sobre las cumbres del confín 
de tramontana y el ocaso resplandece la rizada y gloriosa blancura 
de las grandes nubes...." (130; 1903)
                                                                                Gabriel Miró "El libro de Sigüenza"


Desde la carretera, a lo lejos, una vista del pueblo de Polop de la Marina

Vista panorámica del paisaje que rodea a Polop de la Marina

Os invito a descubrir uno de los muchos pueblos con encanto que pertenecen a la comarca de la Marina Baixa, población que se encuentra muy cerca de Benidorm, Altea, Castell de Guadalest y d´Alacant, es el pueblo de Polop de la Marina.

Es uno de los pueblos que fascinó y enamoró con su sencillez a artistas y autores tan relevantes como Benjamín Palencia o Gabriel Miró entre otros. Esa fascinación quedó reflejada en multitud de obras que han pasado a engrosar el archivo y la historia de este país, de este pueblo. La inauguración de la Casa-Museo dedicada al escritor alicantino Gabriel Miró se encuentra en el centro del pueblo, y está ubicada junto a la emblemática "Plaça dels Xorros". Descubrir todos estos detalles, nos muestra una mirada mucho más rica y llena de matices de un pueblo que ha sabido conservar su identidad, sus tradiciones, añadiendo modernidad y arte a su historia.

La Generalitat Valenciana ha incluido la Casa Museo de Gabriel Miró de Polop de la Marina en el circuito de Museos de la Conselleria de Cultura, como una de las piezas claves para entender toda la obra del autor y conocer el amor que procesaba a esta tierra.

"El Lleó adormit" como lo nombró Gabriel Miró a la montaña del Ponoig, pues le pareció la silueta de un
 León durmiendo.
El Ponoig en una de las montañas, junto al Puig Campana, que son las estribaciones de la Sierra Aitana.
El Ponoig, se muestra ante nosotros, como una impresionante atalaya hacia el Valle del Guadalest.

El paisaje y la luz nos evocan a las pinturas y a la literatura de estos artistas

"El mar, liso y callado, copiaba mansamente los palmerales costaneros como 
las aguas dormidas de una alberca" (58; s/a)
"Todo se bañaba de un azul purísimo, y las lejanas costas palidecían, semejando nieblas dormidas, 
reclinadas sobre el mar liso, inmóvil, como de hielo" (61-62; s/a)



"Sobre un mar de nísperos se alza la antigua Baronía de Polop, pueblo luminoso que
 ha conservado el alma rural y la memoria del escritor Gabriel Miró." 
  José María Galiana.


Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol
Fue construida a principios del siglo XVIII 
"Casa de La Senyoría"
En la Plaça de Sant Pere se encuentran dos edificios incluidos en el BIC por su importancia, la Iglesia de San
Pedro Apóstol y la Casa de la Senyoría que forman un conjunto arquitectónico que nos da las claves de
su importancia como sede de la administración de los territorios colindantes.


Vista de la Iglesia y el pueblo con el "Lleó adormit" al fondo

Un paseo por el pueblo nos lleva a plazoletas y pequeños rincones que guardan el encanto de la montaña

Las Palmeras están siempre presentes en el paisaje de estos pueblos mediterráneos.

Las calles estrechas y empinadas nos muestran un pueblo adaptado a un territorio montañoso.
Paseando por sus calles descubrimos casas solariegas que atestiguan la importancia de algunas familias con una
arquitectura mediterránea, conservada y con el estilo arquitectónico de la época.

La Plaça dels Xorros

En la Plaça dels Xorros se encuentra una singular fuente de  221 caños por donde sale una buenísima agua natural.
Es una Plaza semicircular porticada con una decoración en azulejos donde se representan los escudos de los
pueblos de la provincia.
Detalle del xorro de la Fuente de Polop

"Era una mañana inmensa de oro. Lejos, encima del mar, 
el cielo estaba blanco, como encandecido de tanta lumbre, 
y las paradas aguas, 
que de tiempo en tiempo hacían una blanda palpitación,
 ofrecían el sol infinitamente roto "  (48;1910)


En épocas buenas, el agua sale por todos los caños.

Acercarse a beber de los caños del agua de Polop es una delicia.

La Fuente de los Chorros nos recibe con una inscripción del ilustre Gabriel Miró.
La inscripción forma parte del capítulo "Agua del Pueblo" de "Años y Leguas", la última obra del novelista
alicantino Gabriel Miró, que tiene como fondo el entorno de la Sierra Aitana alrededor de los años veinte del S.XX

Camino del Cementerio, con su Vía Crucis, es conocido con el nombre de "El Huerto de Cruces" como lo denomina
en un capítulo de "Años y Leguas" Gabriel Miró
.

Polop de la Marina, se encuentra enclavado en un valle fértil, entre los ríos Guadalest y Algar, situado entre las sierras de Orxeta y de Bernia, dominando en lo alto, la entrada desde la costa mediterránea hacia las montañas del interior. Desde tiempos inmemoriales se conocen vestigios de asentamientos de poblaciones, como los íberos, por tener una situación estratégica privilegiada. En lo alto, su cerro, dominando todo el territorio, era un buen sitio para la construcción de un castillo-fortaleza, como lo hicieron los musulmanes tras la conquista musulmana. Los vestigios hallados en lo que queda del Castillo nos hablan de aquella época de esplendor.

Desde la época de la conquista de Jaume I, Polop y su señorío pasarían a convertirse durante siglos a ser la sede de la administración de los territorios de la Baronía de Polop y residencia de los Procuradores generales. Toda la historia deja huellas de su pasado y aunque queda poco, todavía podemos ver algunos trozos del lienzo de la muralla medieval.

La expulsión de los moriscos, con el decreto de 1609, provocó un cambio importante en todo el territorio, con un desplome de la población y el abandono de los campos, el pueblo de Polop perdió importancia y la pérdida de población fue sostenida y continuada hasta los años 60 del siglo XX que fue a partir de este momento donde empezó su recuperación poblacional.

Ahora, se encuentra Polop de la Marina, entre los pueblos de la Marina Baixa con un gran aumento poblacional, con un crecimiento sostenido y de los más visitados.

La subida desde el pueblo hacia el Cementerio nos lleva por un camino semicircular con unas magnificas vistas.

El antiguo Castillo ha dejado vestigios y trozos de muralla.

Entrada al Cementerio de Polop

El cementerio, en un enclave muy especial, aparece en la obra de Gabriel Miró como el "huerto de cruces" haciendo mención, con una prosa llena de simbolismo, a los amigos perdidos, a la vida y a la muerte. El pueblo de Polop agradecido, ha incorporado este nombre y lo utiliza normalmente.

Gabriel Miró, con su escritura y su pasión, consiguió enamorar más allá de Polop, consiguió transmitir el alma de esta tierra a muchos de sus círculos de amigos, como a  Dámaso Alonso que dejó escrito: "Muchas veces Gabriel Miró me hablaba de Polop. Recuerdo una mañana muy clara en la casa última... la palabra del escrito era tan caliente, se coloreaba y exaltaba de tal modo, que a través de ella intuí y amé el lejano pueblo alicantino.."

Vestigios del antiguo camposanto

En la entrada nos recibe un conjunto expositivo de fotos
y recuerdos de Gabriel Miró con sus amigos e ilustres
visitantes de la Generación del 14.


Busto a Gabriel Miró
homenaje a su obra"Sigüenza" en su Huerto de Cruces.

El pintor Benjamín Palencia también guarda una estrecha relación con Polop de la Marina. Siendo ya un pintor mundialmente valorado se traslado a pasar sus inviernos a la localidad de Altea, por su relación con artistas de la época y por su amistad con Antonio Carrilero. A partir de 1977 se traslado a un estudio en Polop a pasar los otoños-inviernos y a pintar el paisaje que le rodeaba.

Mantuvo una relación muy estrecha con la localidad y en la fuente de Los Xorros se encuentra un azulejo con una de sus pinturas que atestigua el cariño de la población hacia el pintor manchego.

Azulejo pintado por Benjamín Palencia.

Polop de la Marina, pintado por Benjamín Palencia

"El León dormido" Benjamín Palencia 1978






martes, 27 de marzo de 2018

Alacant, dos paseos con encanto



"Mi ciudad está traspasada de Mediterráneo (...) todas sus casas 
con sensación de escollera, de faro, de haber sido mar 
y de tenerlo bajo la piedra."        Gabriel Miró


La Explanada, antiguamente Paseo del Malecón,
Un paseo entre palmeras y un precioso mosaico, como un símbolo de la ciudad,
 que invita a pasear cerca del mar, con unas preciosas vistas del Castillo de Santa Bárbara al norte,
en un lateral el mar con el Puerto deportivo y al sur el Parque Canalejas.


Uno de los pequeños placeres de vivir en una ciudad tan abierta al mar mediterráneo, es pasear en las primeras horas de la mañana y acercarse tranquilamente a recorrer alguno de los rincones más emblemáticos de mi ciudad, a la que muchos conocen como "ciudad de la luz".

Esa luz que han cantado los poetas, que han pintado los artistas y que han evocado todos los que han vivido y pasado por la ciudad, es esa luz que anhelan todos los que están lejos y también la que embelesa al visitante.

"... es, sin duda, la más amable de todas las ciudades valencianas, la que uno escogería para vivir si hubiese de cambiar su pueblo por una ciudad..."

Así escribía el ilustre D. Antonio José Cavanilles en "Observaciones sobre el Reyno de Valencia. 1797."


Desde la Explanada mirando a la Rambla de Méndez Núñez

Os invito a recorrer conmigo en cada post, algunos rincones, que para mí son especiales, rincones con encanto dónde pasear y descubrir detalles, historias y curiosidades,  que seguramente os motivará para una visita a "la millor terreta del mon" (expresión popular por la que se conoce)

http://www.diarioinformacion.com/alicante/2017/05/06/alacant-millor-terreta-mon/1890995.html

Pasear por la Explanada, es pasear un poco por mis recuerdos, es recordar las tardes de verano paseando entre palmeras, refrescando con la brisa del levante saboreando un helado, un cucurucho de "mantecao" del "Kiosco Peret", son también, comprar un cucurucho de cartón con las papas recién fritas que vendía una mujer en una cesta de mimbre, son las sillas de madera y las tertulias de verano, son los primeros "largos" con los patines recién estrenados de las manos de mis padres, son tantos y tantos recuerdos... También es recordar las  mañanas de domingo en invierno paseando con el mejor abrigo y sentarse a escuchar un concierto en la "Concha", es jugar, correr, esconderse, patinar... son todos esos recuerdos que nos viene a la cabeza cuando nombramos el paseo de "La Explanada", el centro neurológico de la memoria de esta ciudad.

El Auditorio conocido como "La Concha"
Paseando por la Explanada, un maravilloso paseo entre palmeras y con un suelo de teselas en mármol que forman mosaicos en tres colores, rojo-blanco-negro, con formas onduladas que podrían simular un ir y venir de las olas. Es un paseo marítimo que transcurre en paralelo al mar, desde la Puerta del Mar hasta el Parque de Canalejas. Fue construido sobre el antiguo dique de la ciudad durante la primera mitad del siglo XX.

En La Explanada, también nos encontramos caminando al lado de un Paseo Marítimo franqueado por palmeras, donde se encuentra el puerto deportivo y el Club de Regatas de Alicante. Es unos de esos rincones que no te puedes perder, porque es donde descubres los inicios de esta ciudad tan abierta al mar, y donde sus paseos marítimos, también el de Gómiz o Paseo del Postiguet y el del Parque de Canalejas, son unas de las fachadas marítimas más amables con los ciudadanos. Pasear por ellos nos regala una continuada visión del mar, acompañada y protegida por arboles, recibiendo la suave brisa del levante alicantino.  Tanto en el invierno como en el verano, es una de las zonas más transitadas y visitadas de la ciudad.

Paseo marítimo y el Puerto Deportivo

A primeras horas salen de la escuela de Remo del Club de Regatas los grupos de remeros a entrenar.

Un café con leche, unas tostadas, el mar y el sol, uno de los pequeños placeres en invierno.
Un desayuno al borde del mar

Café Noray, en mitad de la dársena del puerto, es un café  volcado al mar, 
con un voladizo en madera que simula un barco y las estructuras en metal . Es uno de los locales con más 
encanto para tomarse algo frente al mar.

Se encuentra rodeado de embarcaciones, con lo cual consigue darnos la sensación de encontrarnos en una de ellas.

A primeras horas el mar amanece tranquilo, y sentarse suspendida sobre el mar es un verdadero placer.

Estatua de Canalejas
La escultura es de Vicente Bañuls, y fue un homenaje de la ciudad de Alicante 
 en agradecimiento a las mejoras del Puerto y de la ciudad conseguidas por el diputado
por Alicante y presidente del Congreso Don José Canalejas.

Imagen antigua del baluarte de San Carlos (R.A. Información).
Esta fortificación se encontraba en la intersección del Parque de
Canalejas y La Explanada.


El Parque de Canalejas, antiguamente  conocido como la "Explanada del Varadero", es uno de los parques con más encanto y el más antiguo de Alicante. Mantiene ese carácter romántico de los parques mediterráneos con fuentes, esculturas, grandes árboles, bancos de madera, y unos monumentales y centenarios Ficus, que proporcionan un ambiente sombrío y fresco en los calurosos días de verano, acogiendo  al visitante entre sus grandes raíces y  ramas.

El Parque, no solo es recreo y naturaleza, también podemos encontrar varias figuras y esculturas que nos retraen en el tiempo y nos acercan a historias y personajes que han donado o han escrito parte de nuestra historia, como la estatua a D. José Canalejas, la escultura al ilustre escritor alicantino D. Carlos Arniches, las dos parejas de perros y dos leones y un pequeño mapa de España en piedra.

Custodiando la entrada desde la Estatua a Canalejas nos encontramos con las estatuas del "Perro de Alcibiades" dos perros  donados por la familia Pritz, que nos reciben como guardianes del parque. Estas figuras son reproducciones de las figuras romanas que se conservan en los museos Vaticanos y en el British Museum de Londres.

Una historia curiosa nos cuentan en este interesante blog sobre la relación que existe entre el Parque de Canalejas y el British Museum de Londres.
http://www.alicantevivo.org/2010/09/el-parque-de-canalejas-y-el-british.html


También podemos disfrutar, en una de las salidas centrales del Parque de Canalejas, el grupo escultórico realizado en piedra y mármol blanco, formado por una pareja de leones del siglo XVIII de autor desconocido y donado por la familia Pritz a la ciudad de Alicante.

La pareja de leones se asemejan mucho a las esculturas de leones que encontramos en el "Jardín de Monforte" en València y a su vez, en menor tamaño, a los leones del Congreso de los Diputados de Madrid.

La pareja de Leones es de los más queridos por los niños. La mayoría de los niños alicantinos tenemos fotos a los pies de los Leones o subidos en su pedestal, son los amables guardianes del Parque y nos invitan a pasar a descubrir uno de los parques más antiguos y románticos de la ciudad.

En el centro del Parque de Canalejas se situa la Fuente del Niño Flautista

Una vista general desde los Ficus hacia la Estatua de Canalejas.

Uno de los tesoros que  podemos descubrir al pasear por el Parque de Canalejas son los grandes Ficus, algunos de más de veinte metros de altura,  que son las verdaderas joyas  naturales monumentales que tenemos en la ciudad. Muchos pasamos ante ellos sin apreciar la excepcional magnitud de los árboles que nos rodean, pero vemos al turista pararse y fotografiar una y otra vez las inmensas raíces y los espectaculares Ficus del parque, muchos preguntan ¿qué clase de árbol es? ¿a qué familia pertenece?.. y es una pena que no haya un itinerario para explicarlos, pero las guías turísticas no hacen referencia a estos maravillosos y peculiares árboles de los que tenemos una gran cantidad distribuidos por muchos puntos de la ciudad.


"Son como pequeñas ciudades, pequeños hábitats, donde viven infinidad de aves, son ciudades aéreas llenas de vida."


Los Ficus centenarios que han ido creciendo y enraizándose en la ciudad, son una variedad originaria de Australia. Con el paso del tiempo, han ido echando raíces, desarrollándose, en una ciudad donde el subsuelo del casco antiguo había sido ganado al mar, y milagrosamente crecen de una forma espectacular en un terreno y en un clima que les es propicio.

Los grandes brazos del Ficus han tenido que se apuntalados
por dos vigas de hierro para sostener el peso y dejar un paso entre
un Ficus y otro.

Los grandes Ficus del Parque Canalejas consiguen una estética singular que generan bienestar.




El "gran" Ficus macrophylla, incluido en el "Catálogo de Árboles Singulares y Monumentales de Interés Local"

Un gran Ficus se encuentra flanqueado por la pareja de Leones en la entrada desde el Paseo Gadea.




viernes, 2 de marzo de 2018

Las Salinas de Santa Pola y la Ruta de la Sal



Polvo de sal, la lengua
de ti recibe un beso
de la noche marina:
el gusto funde en cada
sazonado manjar tu oceanía
y así la mínima,
la minúscula
ola del salero
nos enseña
no sólo su doméstica blancura,
sino el sabor central del infinito.
"Oda a la Sal" Pablo Neruda

La Torre Tamarit o Torre de las Salinas.
La Torre se utilizaba para la defensa de la linea costera, aunque no se encuentra en la costa, se utilizaba
 para comunicarse con otras Torres como la del Castillo o la del Pinet y proteger el campo de Elx.

Uno de los parajes cercanos que más me gusta visitar en invierno es el Parque Natural de las Salinas de Santa Pola. Es en invierno, cuando muchas de las aves migratorias viajan hacia el sur buscando la calidez y la bonanza de este clima mediterráneo, cuando el paraje natural que les ofrece las Salinas, se llena de vida y de color. La gran variedad y cantidad de aves acuáticas que pueblan todo este espacio natural lo convierten en un gran escaparate para los amantes de la observación de la naturaleza.

La gran zona húmeda que conforman el espacio natural de Las Salinas de Santa Pola y El Hondo, formaban parte de la antiguamente conocida como Albufera d'Elx, que fue rellenada por las aportaciones naturales y aterramientos para obtener más tierras de cultivos, lo que provocó una gran reducción del gran humedal que era.

El parque se extiende a través de unas 2.470 hectáreas aproximadamente a lo largo de un conjunto de dunas y playas donde se ubica la explotación salinera. También hay extensiones de agua dulce con cierto grado de salinidad,  hacia el interior se encuentra una zona de agua dulce en un embalse y otra que se encharca temporalmente, hay también zonas de cultivo. 

Este paraje fue declarado Parque Natural en 1988 y se encuentra incluido en la lista RAMSAR de humedales de gran importancia internacional. Junto al Parque Natural de Las Lagunas de La Mata y Torrevieja, forman un conjunto de humedales de gran valor biológico y natural al sur de Alicante. 

El Parque Natural de las Salinas de Santa Pola se encuentran a unos 23 kilómetros de Alicante, por la N-332 dirección sur, y desde la misma carretera, a un lado y al otro, pues la carretera las atraviesa, se puede disfrutar de unas espectaculares vistas de lo que significa este enclave natural. Se pueden contemplar infinidad de aves alimentándose y observar también las diferentes variedades de coloración de las aguas de las salinas, algunas de las cuales tienen un color rosado muy especial que se agudiza al atardecer.


En el Parque Natural de las Salinas de Santa Pola hay una gran variedad de fauna que aprovechan el buen clima
 y los recursos para alimentarse y reproducirse.

También es un hábitat de especies en peligro de extinción como la Cerceta pardilla y la Malvasia Cabeciblanca.

Las aves son unas de las protagonistas más visibles y atractivas del Parque,
la estrella son los Flamencos rosa pero también encontramos la Cigüeñuela común

Entre las aves más abundantes en las Salinas nos encontramos, aparte de las nombradas, la avoceta,
el charrancito, el tarro blanco, la cerceta pardilla, la gaviota, la focha, el pato cuchara, etc...

Las Cigüeñuelas común o Himantopus 

Una gaviota descansando entre las aguas de las Salinas

La importancia de la sal en la historia de la humanidad es de un valor incalculable y se puede consultar en multitud de investigaciones y publicaciones. Es interesante descubrir que están incorporadas a nuestra vida cotidiana algunas expresiones como el origen de la palabra "salario", que deriva del latín "salarium" (dinero de sal), que era la "moneda" con lo que se les pagaba a los soldados romanos, cosas como estás nos da una idea de la importancia que llegó a tener la sal desde la antigüedad y la repercusión en la mayoría de las culturas que conocemos.

"El origen de la producción de sal en este humedal se remonta a época romana. Pero, los restos hallados en los yacimientos del entorno indican que la presencia humana en el humedal, tiene una raíz ibera. Santa Pola se convirtió en el puerto de la ciudad romana de Elx (Ilici) y las actividades que empezaron a desarrollarse en su entorno consolidaron este asentamiento. Las factorías de salazones fenicias y romanas fueron el origen de las actuales instalaciones salineras."

Las poblaciones que habitan en territorios cercanos al mar tienen en común muchas cosas que se pueden apreciar en un sinfín de detalles que se manifiestan en su alimentación, en sus costumbres, en sus tradiciones y se encuentran en toda una cultura alrededor de la sal. Los salazones (pescado conservado en sal), como la hueva, la mojama, el bonito seco, capellán, tonyina de sorra, sardinas secas, etc... es una de esas tradiciones culinarias que nos llegan desde la antigüedad y que seguimos incorporándola en nuestra gastronomía como seña de identidad de muchos de los pueblos de toda la cuenca del mediterráneo.

"Pescando" imágenes

Los Flamencos rosa son uno de los mayores atractivos en las Salinas de Santa Pola
Todos los años, las Salinas, reciben miles de colonias de estas aves que tiñen de rosa el maravilloso paisaje.
En Europa se encuentran en Doñana, en las costas mediterráneas, en Córcega, Cerdeña, Sicilia y en las
costas de Turquía y Líbano.

Las canalizaciones y las compuertas son todo un sistema hidráulico que favorece la inundación a demanda 
Mapa de situación 


La importancia y el auge de la explotación salinera, que desde el siglo XIX se lleva haciendo en esta zona, ha permitido de alguna manera la pervivencia de Las Salinas. Actualmente se encuentran en plena actividad las Compañias Bonmati, Bras del Port y Salinera Española.

La exportación de la sal marina de Las Salinas de Santa Pola, se extiende por todo el mundo,  y ahora, con los fríos del invierno su utilización en países del norte de Europa y EEUU es importantísima para combatir los problemas de la nieve en las calles y carreteras. También para el uso doméstico y gastronómico pues la sal marina tiene muchos beneficios para la salud por su alto contenido en yodo.

La dinámica con las que funcionan las Salinas es muy curiosa, están hechas artificialmente creando unas balsas de poca profundidad donde circulan las aguas marinas para obtener la concentración de sales por decantación y por su evaporación. En los paneles explicativos nos enseñan todo el proceso. En todo este proceso, donde el agua embalsada reposa para su desecación, todas las aves aprovechan para alimentarse de los peces e invertebrados que penetran en las salinas y a la vez las aguas de las salinas se benefician de las aportaciones al enriquecimiento mineral producido por los excrementos de estas aves. 

Por unas pasarelas de madera se llega al centro de observación con paneles explicativos donde se puede
observar toda la extensión de Las Salinas hasta la costa. También sirve para la observación de aves.













Montañas de sal esperando al secado para su comercialización.
Los salineros llaman a esas montañas de sal "garberas"
Montañas de sal o "garberas"

Desde el centro de observación se puede contemplar todas la extensión de las salinas y humedales.

El Museo de la Sal es una de las visitas recomendadas para poder conocer todo el proceso del uso y obtención de la sal. También vale la pena descubrir historias curiosas alrededor de la sal, de sus usos a través de la historia, sus características, y la misma historia de la formación de las salinas. El edificio donde se ubica el Museo es una antiguo molino de la sal.

También hay un itinerario a pie para conocer todo el entorno viendo la "Charca del Museo de la Sal" y recorrer a través de pasarelas de madera todo el ecosistema que nos rodea.

El Museo de La Sal y Centro de Interpretación de las Salinas de Santa Pola

Panel explicativo del "Circuito de la sal"












La Playa del Pinet


La playa no ha variado su aspecto desde hace años, podríamos decir que de alguna manera es "virgen" pero cada vez es más difícil mantener esa denominación por la gran presión turística que hay sobre ella, por tener una arena y unas aguas magníficas para el baño, y que hacen que durante muchos años tenga "bandera azul".

La playa El Pinet recibe su nombre por la cantidad de Pinos que forman un pequeño bosque asentado alrededor de un gran complejo dunar de arena fina que llega hasta el mar. Se encuentra en el extremo sur de Santa Pola entre los términos Alacant-Elx.

"La arena solo es interrumpida por los antiguos canales de las salinas todavía en funcionamiento. Encontraremos barcas hundidas en la arena, muy deterioradas por el sol y el salobre, pero que son refugio de algunas aves, como la perdiz de mar que anidan en el suelo y crían a sus polluelos a la sombra que dan estas embarcaciones. Los antiguos muelles de madera y las montañas de sal son parte del paisaje que encontraremos si caminamos por la orilla de la playa...".

La playa del Pinet, a lo lejos el cabo de Santa Pola
En una parte de la playa se encuentran, casi en la arena, unas casas construidas en los años cincuenta,
algunos de ellas convertidos en bares y restaurantes.

Paseando por la playa, mirando esas casas asomadas al mar y a la arena, me vino a la cabeza la casa del Comisario Montalbano, la arquitectura se asemeja bastante a la que aparece en la serie de televisión, y me lo pude imaginar preparándose unos spaguetti alle frutti di mare sentado en su terraza,  las cortinas moviéndose con el viento del sur, mirando a lo lejos ese mar mediterráneo que tanto nos une a su querida Sicilia y a nosotros. 

También me ha recordado a pasajes que relata Pier Paolo Pasolini en su libro "Larga carretera de arena" donde cuenta su periplo por la costa italiana en el verano de 1959. Sólo en algunos casos las playas en invierno pueden reflejar ese carácter decadente que describe del verano italiano de los años cincuenta.

La playa del Pinet se extiende a lo largo de más de 2 km. de arena dorada y fina intercalada por una vegetación
de dunas con un gran pinar que llega hasta la playa. Ha sido declarada Parque Natural Municipal.






La protección y sostenibilidad de esta zona tiene una gran importancia para la vida de innumerables especies animales y vegetales. También la conservación del paisaje nos ofrece la oportunidad de poner en valor un turismo más sostenible en el tiempo y nos da la ocasión de recuperar parte de nuestra memoria, de nuestra historia como pueblo marinero a las orillas del Mar Mediterráneo.

El ecosistema de las Salinas de Santa Pola y la Playa del Pinet forman un conjunto de incalculable valor
paisajístico y ecológico que sostienen la viabilidad de la riqueza natural de esta zona


http://www.parquesnaturales.gva.es/web/pn-salines-de-santa-pola/planea-tu-visita
http://www.turismosantapola.es/santapola/web_php/index.php?contenido=descripcion&id_boto=430
https://web.archive.org/web/20070701061332/http://www.santapola.com:80/salinas/sali_eco.htm
https://web.archive.org/web/20070703131713/http://www.santapola.com:80/salinas/sali_iti.htm
https://es.wikipedia.org/wiki/Convenio_de_Ramsar