viernes, 16 de junio de 2017

El Faro de Santa Pola, un mirador al mediterránemo




El Faro de Santa Pola
La construcción del Faro se comienza sobre  una antigua torre defensiva, a mediados del siglo XIX.
La antigua Torre defensiva Atalayola (S.XVI) formaba parte de las muchas que en esos momentos jalonaban la 

costa para defenderse de los ataques de los piratas berberiscos.

En la costa mediterránea estamos acostumbrados a mirar al horizonte, a mirar al mar, nos encontramos vinculados a ese ir y venir de las olas, a ese ir y venir de gentes y culturas que han ido pasando y asentándose por nuestras tierras.

Ahora, nos podemos asomar a uno de los balcones más impresionantes que tenemos en el mediterráneo, el Cabo de Santa Pola, a través de una magnífica pasarela metálica que bordea serpenteante todo el acantilado del Cabo. Desde la pasarela se puede realizar un pequeño paseo con la sensación en algunos momentos de estar suspendida en el aire con un pequeño vaivén que asemeja a las olas y a los pies, el arrecife fósil que en algunos tramos tiene caídas de unos 100 metros.

El sol, el viento, la luz, el olor a mar, la sal y la vegetación mediterránea forman una combinación perfecta para sumergirnos en un entorno inigualable que nos ayuda a imaginar la situación tan privilegiada del sitio. El Ayuntamiento de Santa Pola ha iniciado los trámites para que declaren la zona Parque Natural junto al de las Salinas. También como zona de Especial Protección para las Aves ya que en estas playas se alimenta y anida el correlimos.

La pasarela nos ofrece una vista panorámica desde un punto privilegiado en lo alto del atolón.

La serpenteante pasarela metálica nos acompaña por el borde del acantilado.

"La sierra de Santa Pola es una plataforma de roca calcárea de unos 5 km de diámetro, aislada y elevada respecto a su entorno. Corresponde a un atolón coralino fósil, magníficamente conservado, que se formó durante el Messiniense, hace aproximadamente unos 6 millones de años"



La situación estratégica que ostenta el Cabo de Santa Pola ha sido importantísima a lo largo de la historia. Las rutas marítimas del comercio guiaron a fenicios, cartagineses, griegos, romanos, etc... por estas costas, para establecer intercambios, establecerse y crear colonias. Las aguas tranquilas de esta zona y sus pequeñas bahías sirvieron en muchos momentos importantes de nuestra historia en cobijo y protección. En la Guerra Civil Española también se utilizó, y los vestigios de búnkers lo atestiguan. Se puede hacer un pequeño recorrido por senderos señalizados que nos llevarán hasta ellos.



Desde el mirador, en lo alto, se divisa al horizonte la Isla de Tabarca

La Isla de Tabarca

Desde lo alto de Cabo de Santa Pola se divisa una extensa panorámica de playas y fondos marinos.

El punto más cercano a la Isla es uno de los atractivos para el visitante, la fotografía es uno de los puntos fuertes

Desde la barandilla puedes tener a tus pies todo el paisaje mediterráneo 

Desde la costa, el punto más próximo para contemplar toda la extensión de la Isla de Tabarca

La vista panorámica se extiende por toda la bahía que recoge Alicante y se divisa desde Benidorm y Calpe
hasta el Cabo de Palos en Murcia

Mapa de situación de Santa Pola
Se encuentra a unos 19 Km. de Alicante y a unos 15 de Elche

El recorrido empieza desde el mismo Faro de Santa Pola