miércoles, 8 de abril de 2015

En un Lugar de la Mancha... Una ruta por la Mancha Conquense.



Mota del Cuervo


"-Mire vuestra merced -respondió Sancho- que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino.-"
Cap. VIII  "Don Quijote de la Mancha"

El Quijotesco paisaje desde donde se domina un vasto y extenso horizonte se denomina "El Balcón de la Mancha"
El conjunto que forman los siete molinos situados en los alto de la Sierra es espectacular.
"Don Quijote" y sus Molinos

Teníamos ganas de una escapada de fin de semana a una de las rutas que tantas veces habíamos imaginado leyendo El Quijote, y por próxima quizás, habíamos ido dejando pasar.

Así que organizamos una escapada, siguiendo más o menos las guías turísticas que indican "la Ruta del Quijote" y fuimos improvisando un poco según nuestros intereses. Al buscar información siempre te despierta la curiosidad, y eso siempre es un buen punto de partida para cualquier viaje.

Después de una visita a los Molinos de Viento, nos acercamos a una de las zonas que más nos apetecía por su valor paisajístico, Las Lagunas de Manjavacas. En primavera, y sobretodo ésta que ha sido lluviosa, es una buena época para poder recrearse y pasear, pues no hace mucho calor.


La Mancha Húmeda se trata de un conjunto de humedales y lagunas declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1980 por su gran valor medioambiental y paisajístico. Es un espacio frágil, que destaca entre otras cosas por su importancia internacional como hábitat de aves acuáticas. Es el mayor complejo húmedo del interior peninsular y aparecen salpicando la seca llanura manchega.

Las Lagunas de Manjavacas es uno de los complejos lagunares encuadrados dentro de lo que se denomina La Mancha Húmeda, y consta de 742 hectáreas y es hogar de numerosas especies de aves acuáticas, muchas de ellas en peligro de extinción.
Vista panorámica desde el puesto de avistamiento de aves
Las diferentes tonalidades del paisaje se enriquece con el movimiento y colorido de las aves
Los Flamencos son los más llamativos y numerosos en Manjavacas
Mural explicativo de la variedad de aves

















Belmonte

Llegamos a Belmonte atraídos por su famosa fortaleza, y desde luego que vale la pena, la fortaleza-palacio es uno de los Castillos más impresionantes de los que hemos visto.
Nos alojamos en la Hospedería Real Casona la Beltraneja, una casa señorial dentro del recinto amurallado, en el casco antiguo, muy cómoda y con un aparcamiento grande. Hay diferentes y variadas ofertas para hospedarse y en general parecen buenas.
El Castillo se construyó en el siglo XV por el primer marqués de Villena, el hombre con más poder de Castilla en su época. Famoso y conocido castillo por alojar a Juana la Beltraneja o a Eugenia de Montijo, también por ser escenario de películas como "El Cid" con Sophia Loren y Charlton Heston.

Castillo de Belmonte

"Feliz como una perdiz" 
                                                           



Realmente tuvimos suerte de poder disfrutar de unas vistas esplendidas desde el cerro de San Cristóbal, alrededor del Castillo dominando la meseta, y poder contemplar el anochecer con la luna llena... que os voy a contar.. es una gozada!!!
Anocheciendo en la Fortaleza



























La propiedad del Castillo de Belmonte está en manos de particulares que están invirtiendo en su rehabilitación y en conseguir una recreación lo más aproximada a los momentos históricos en los que fue relevante la fortaleza.


Su rehabilitación y las reformas nos muestran su carácter renacentista. En el siglo XIX  fueron encargadas por Eugenia de Montijo, emperatriz de Francia para darle valor al Castillo.                                                                 

Vista panorámica desde el Castillo de Belmonte con La Colegiata, la ciudad y los campos 

Belmonte es una pequeña joya, y aparte del Castillo, la Colegiata de San Bartolomé merecería un viaje para descubrirla.
Una "pequeña catedral" de base gótica, iniciada en el siglo XV pero terminada varios siglos después. Se erigió por mandato del Marqués de Villena con el acuerdo del Concejo.
Se construyó sobre otro templo más pequeño, posiblemente románico, que reemplazaría a otro anterior, visigótico.
En su interior contiene obras importantísimas en sus capillas, contiene relieves, esculturas y lienzos de Salzillo, Mena, Hanequín de Bruselas, entre otros. También se encuentra la Pila Bautismal de Fray Luis de León, nacido en Belmonte en 1527.

Placas de cerámica en las calles como reconocimiento a uno de sus ilustres
















El casco histórico todavía conserva partes importantes de la muralla que protegía a la antigua villa. Hay varias puertas de entrada que se conservan en buen estado como la Puerta de Chinchilla y la Puerta de Almudí.
Llama la atención el rico patrimonio que albergan sus calles, aún siendo una villa pequeña, puedes ir parándote en cada rincón, en cada arco, en cada callejón, siempre encuentras detalles curiosos. Conserva algunas construcciones nobiliarias, como el Palacio de Don Juan Manuel (siglo XIV), la casa de los Baíllo y el Palacio de Buenavista entre otros.

"Restaurante La Muralla"

Y entre tanta naturaleza, arte, historia, arquitectura ..., no podía faltar la gastronomía!!.

Una cocina elaborada pero que no pierde de vista sus orígenes y conserva un sabor tradicional. Sus vinos de D.O La Mancha también son dignos de probar.



Alarcón

Tenía muchas ganas de una pequeña escapada a la hoz que hace el Jucar en la población de Alarcón, y estando tan cerca, ni me lo pensé. 

Cuando llegas, lo primero que te llama la atención es el peñasco que se alza sobre la llanura y la hoz pronunciada que hace el Jucar. El Castillo fortaleza está situado sobre un peñasco que ejerce de mirador y defensa a la vez. La situación tan estratégica es impresionante, no es de extrañar que fuera elegido por su carácter defensivo con un foso natural, que a primera vista te hace verlo como inexpugnable,  que sería el río.

Son los árabes los que levantan la primera fortaleza y es de su lengua de donde proviene el topónimo.

A parte de la visita al Castillo, que hoy en día es un Parador Nacional, la zona de la hoz del Jucar, el embalse y la villa de Alarcón ofertan una gran variedad de rutas y propuestas tanto culturales, gastronómicas y naturales.  Me he quedado con ganas de más!! Seguro que repito, y la próxima con más tiempo! para poder disfrutar de alguna ruta de senderismo, también hay rutas con caballos o rutas organizadas por el embalse con canoas.
El paisaje es muy relajante.
En el camino, las diferentes tonalidades de los campos convierten cada imagen en un cuadro
El embalse de Alarcón
Vista panorámica de la villa de Alarcón



El trazado de Alarcón se ha ido adaptando al terreno, sin traspasar las antiguas murallas que se mantienen en buen estado. Conserva tres puertas de entrada, la Puerta del Campo, la Puerta del Calabozo y la Puerta del Bodegón que nos dejan penetrar al centro de la villa con una perspectiva que nos deja transportarnos al pasado como en el túnel del tiempo.




Vista del comedor del Parador
Migas del Pastor con huevos y uvas



















Visitas también interesantes por la zona son Villaescusa de Haro con la Capilla de la Asunción en la Iglesia de San Pedro o San Clemente una pequeña joya del renacimiento.

Hay muchas otras rutas atractivas para el viajero, muy cercanas y con mucho valor artístico, etnográfico, histórico, gastronómico, etc... pero eso son otras historias.