martes, 28 de marzo de 2017

Irlanda. El Parque Nacional de Connemara


"Una belleza en estado salvaje" 
 Oscar Wilde


"Deambulo sobre verdes colinas a través de valles soñados 
y encuentro la paz que no hallo en otros lugares.
Oigo cantar a los pájaros músicas dignas de ángeles
y contemplo a los ríos que ríen mientras fluyen."
La isla de Innisfree de Dick Farrelly

La belleza de Connemara consigue hechizar al visitante con una naturaleza llena de contrastes y matices 

Seguimos nuestra ruta por Irlanda, una ruta tranquila, buscando paisajes y pueblos que nos evoquen y reflejen de alguna manera el famoso "espíritu irlandés". Hemos recorrido ciudades del sur, hemos conducido por la izquierda, nos hemos acercado a sus famosos acantilados, hemos sentido la vibrante vida de Dublín, hemos visitado rincones literarios, hemos comido, bebido y cantado en los pubs, nos hemos hospedado en sus acogedores B&B, hemos visitado fortalezas, Catedrales y cementerios con vestigios celtas pero sobre todo hemos intentado "mirar", aprender y descubrir todo lo que intuimos que nos podría mostrar un poco de Irlanda a vista de pájaro.

El horizonte del paisaje del Parque Natural de Connemara se encuentra rodeado de más de cincuenta montañas
y es una joya natural que se extiende desde sus costas occidentales, con playas de arenas, a lagos y montañas

Al oeste del condado de Galway se encuentra el Parque Natural de Connemara, llamado en gaélico "Páirc Naisiúnta Chonamara". En 1980 se declara Parque Natural toda la zona que se extiende sobre unas 2.900 hectáreas de tierras montañosas con una riqueza y un paisaje espectacular. Donde la cultura gaélica se conserva como un exponente más de lo que aprecian su patrimonio paisajistico, lingüístico, cultural, material e inmaterial. 

Esta región es de las mejores conservadas de toda Irlanda y se encuentra entre los parques nacionales más bellos del planeta. Podemos contemplar ciénagas, praderas, bosques, turberas, acantilados, playas de arena blanca, llanuras y cordilleras, hasta un conjunto megalítico con 4.000 años de antigüedad., y un patrimonio arquitectónico del siglo XIX con la Abadía de Kylemore.



A la gran riqueza de su flora hay que añadir la gran variedad de fauna que se puede encontrar en el parque. Hay un gran número y variedad de aves que encuentran en el parque un hábitat acogedor donde se dan cita aves como el pinzón, el petirrojo, el reyezuelo, la alondra, cernícalos, halcones, tordos, estorninos, etc... a parte de los roedores, zorros, tejones, etc.. y un famoso pony de Connemara muy fotografiado. 

El parque nacional tiene terrenos totalmente vírgenes que rodean una de las colinas más emblemáticas del parque, el Diamond Hill. Una maravilla para los amantes del senderismo pues tiene unos 9 kilómetros de rutas bien señalizadas, con una red de senderos de madera, para librarnos del barro, y de piedra que recorren unos paisajes de postal, con unas vistas espectaculares que nos descubren un territorio eminentemente rural.


Los pastos abundan y las ovejas irlandesas, con cabeza y patas negras, cubiertas de lana blanca, pastan por cualquier sitio

El famoso "Western Way" es un recorrido de larga distancia (179 Km.), una ruta senderista, que recorre la Connemara por el condado de Galway y el condado de Mayo. Pero se pueden hacer rutas pequeñas recorriendo algunas zonas del parque natural de Connemara con las indicaciones que ofrecen en la oficina de turismo de Galway o de cualquiera de las ciudades cercanas.

Descubrir el paisaje de Connemara es enamorarse y embriagarse de la Naturaleza, también puedes llegar a comprender el sentimiento de melancolía que envolvía al emigrante irlandés cuando añoraba su tierra y su paisaje, aunque fuera una mirada idealizada.

Cuentan que John Ford añoraba las travesías transatlánticas de su infancia a la tierra de sus padres, en Connemara en el condado de Galway, por lo que fue uno de los motivos que eligió estos parajes para rodar la oscarizada "El hombre tranquilo".


La tranquilidad, el silencio, los contrastes y la luz predominan en unos parajes donde la naturaleza es la reina.

Una de las riquezas de Irlanda es el ganado, y en los territorios montañosos aún se pueden observar muchas variedades  tradicionales  irlandesas como la Suffolk, la Texel, la Belclare, etc.. y en la zona de Connemara se pueden observar varias de ellas, como la de cara negra tan famosa y que han prosperado en las escarpadas montañas.

Los senderos de piedra y de madera invitan a un largo camino entre una vegetación salvaje y un paisaje maravilloso 

Mapa de situación de la bahía de Galway frente a las islas Aran
Hacía el sur el condado de Burren y al noroeste Connemara

Os recomiendo escuchar la maravillosa voz de esta cantante con ascendencia irlandesa para acompañar vuestro paseo por la Connemara.
http://www.connemara.net/

https://es.wikipedia.org/wiki/Condado_de_Galway
http://www.ireland.com/es-es/destinos/republic-of-ireland/galway/

Abadía de Kylemore

En el parque nacional de Connemara y a la orilla del magnífico lago Pollacapall Lough nos encontramos con la Abadía de Kylemore (Mainistir na Coille Móire en irlandés). 

El mayor atractivo de la Abadía de Kylemore (aunque también ella misma sea una maravilla) es su ubicación, pues se encuentra en el mismo corazón de Connemara, rodeado de lagos y montañas, un paisaje idílico protegido de los vientos y acariciado por la calidez de la corriente del Golfo que consigue crear unas condiciones ideales para el desarrollo de una vegetación excepcional.

El conjunto que forman la arquitectura de la Abadía de Kylemore (que anteriormente fue un Castillo), el jardín, el lago y la capilla neogótica nos traslada a un paisaje idílico, casi de cuento, donde miles de historias que imaginamos nos podrían suceder.

Vista panorámica del lago y la Abadía de Kylemore

La historia de la Abadía de Kylemore es apasionante, construida primeramente como un castillo, regalo de amor del político y magnate inglés Mitchell Henry a su amada esposa irlandesa. Posteriormente pasó a varios propietarios hasta que fue comprada por la orden de monjas benedictinas irlandesas y acondicionaron el castillo convirtiéndolo en Abadía. Se convirtió posteriormente en un internado internacional de mujeres, donde estudiaron muchas señoritas de la élite internacional como princesas indias, las hermanas Koplowitz o Angélica Huston.

Os recomiendo curiosear por los enlaces de la Abadía de Kylemore, y desde luego si podéis recorrer la zona reservar un día completo y no dejar de visitar todo el conjunto de Kylemore, la visita a la Abadía, a los jardines victorianos y  la pequeña Capilla. Os quedareis maravillados.

El jardín amurallado se encuentra dividido en dos áreas protegidas y algunas acristaladas, en una se encuentra el jardín floral y en otra la huerta, donde se puede pasear tranquilamente como si estuviesemos en el siglo XIX y descubrir plantas salvajes, exóticas, plataneros y uvas creciendo, verdaderamente una maravilla que os trasladará a otro tiempo.

Los colores grises, azules y verdes del paisaje forman un conjunto maravilloso, difícil de olvidar

Mapa de situación de todo el conjunto de Kylemore


Los nenúfares y las plantas acuáticas embellecen si cabe un poco más el Lago

El romanticismo del lugar consigue que el paisaje se llene de belleza


Los jardines victorianos de Kylemore


video

Atardeciendo en el lago



Carrowmore. Cementerio Megalítico

Seguimos nuestro camino por el noroeste de Irlanda y nos encontramos con un importante enclave megalítico que no podemos dejar de visitar, el Cementerio de Carrowmore como uno de los exponentes más importantes, más grandes y también más antiguos de Irlanda en tumbas megalíticas, hay unas 30 tumbas que son visibles pero posiblemente hay muchas más.

La cultura megalítica, que muchos autores denominan "megalitismo", es un fenómeno cultural que como una corriente impregna muchos de los rituales que comparten la Europa atlántica y el Mediterráneo occidental y que se inicia a partir del Neolítico hasta la Edad de Bronce. Algunos autores la definen como: "la llamada religión megalítica sería una de las primeras formas definidas de religión de la prehistoria, la primera manifestación del tratamiento religioso de la muerte, pues parece que en ella, los principios divinos o las fuerzas del más allá se definirían en función de su dependencia y sus vínculos con la muerte y se diferenciarán  claramente de lo profano a través del aparato ritual del megalitismo."

Las construcciones megalíticas se encuentran diseminados por muchas zonas de Europa occidental pero los más importantes los podemos encontrar en Bretaña, el sur de Gran Bretaña, Irlanda y la península ibérica.
El verde esmeralda que caracteriza a la isla se hizo patente en todo su esplendor 


La entrada a la Tumba de Corredor














Galway

"Cuando cruces el mar hacía Irlanda, 
quizá al final de tu vida,
siéntate y mira la luna alzarse sobre Cladagh
y al sol ponerse sobre la bahía de Galway."
Canción popular, Arthur Colahan



Entrar en Galway nos sorprendió, las calles rebosaban de gente, de ambiente de fiesta grande, de música y de alegría. Lucia el sol y nos pareció la más alegre de las ciudades irlandesas. 


La ciudad tiene un aire bohemio y derrocha energía, tiene una universidad con gran demanda de intercambios internacionales y se nota por la gran cantidad de gente joven que pasea por sus calles.



"Suspendida en los mismos límites de Europa y en el centro de uno de los más bellos condados de Irlanda, la ciudad de Galway es "la más irlandesa de todas las ciudades irlandesas". El legendario amor gaélico por la lengua y la música florece aquí, en la capita no oficial de las artes de Irlanda, una de las ciudades irlandesas que crece a mayor velocidad (...). Es también la ciudad más musical del país, así que los que vienen por el famoso festival de ostras encontrarán las calles y los pubs amenizados por violines irlandeses." 
Patricia Schultz.


Galway, con más de ocho siglos desde su fundación, debe su nombre a la situación geográfica y a la toponimia. En gaélico Gaillimh que viene de Gall y Am que quiere decir "río rocoso" y se refiere a la estructura, a la composición de un lecho de piedras del río Corrib, el río que atraviesa Galway. Existen muchas corrientes e hipótesis de historiadores que defienden el origen del nombre por el término latino Gallaeci, o también por un origen en la mitología celta del término Galvia, hija de un rey celta que se ahogó cerca de una roca del río Corrib.

Galway es una bahía-estuario, tiene una forma alargada de oeste a este, lo atraviesa el caudaloso río Corrib que desemboca en el océano Atlántico, formando un mar interior que le da una riqueza añadida a la importante ciudad-portuaria de Galway. Hacia el norte se encuentra el gran lago Corrib de mismo nombre que el río. Con estas características no es de extrañar que uno de sus puntos fuertes sean el pescado, el marisco y las "Ostras". 

Todos los años por el mes de septiembre se organiza un "Festival Internacional de la Ostra de Galway". Es un la bahía protegida de Galway, donde se da una combinación perfecta entre el agua dulce y agua salada la que proporciona un especial sabor a las ostras y por esta razón tienen fama de conseguir "la ostra perfecta". 
http://www.diariodenavarra.es/noticias/mas_actualidad/internacional/2012/10/07/irlanda_destino_imprescindible_para_los_amantes_las_ostras_93706_1032.html

Creo que con lo que os he contado tendrías  motivos suficientes para una escapada a conocer Galway (el marisco es una razón poderosa ¿no? jejeje),  pero hay más, toda la ciudad (mirar en las guías) tiene influencias españolas por su historia relacionada con el comercio del vino, con la pesca y con muchas de la transacciones comerciales que dejaron su huella en la arquitectura y en algunas costumbres.

Una razón más para visitarla será porque en el año 2020, Galway celebrará ser la "Capital Europea de la Cultura."

Las calles del centro de Galway rebosan vitalidad y alegría

Los músicos aprovechan cualquier rincón en las calles de Galway para darse a conocer y llenar el ambiente de música 

Música, color, animación, baile, ... oír la música y entrarte ganas de bailar, solo por sentir el ambiente vale la pena un viaje.







http://www.ireland.com/es-es/destinos/republic-of-ireland/galway/galway-city/
https://es.wikipedia.org/wiki/Abad%C3%ADa_de_Kylemore
http://www.galway.es/connemara/
http://www.nationalgeographic.com.es/viajes/grandes-reportajes/ruta-de-galway-a-connemara-2_8550
http://www.galway.es/galway/

"The Quiet Man"

"Deambulo sobre verdes colinas a través de valles soñados
y encuentro la paz que no hallo en otros lugares.
Oigo cantar a los pájaros músicas dignas de ángeles
y contemplo a los ríos que ríen mientras fluyen

Pero los sueños no duran, aunque nunca se olvidan,
y pronto se vuelven a la cruda realidad.
Pero aunque aquí asfaltaran los senderos con polvo de oro,
yo seguiría escogiendo mi isla de Innisfree."
Canción compuesta por Dick Farrelly, compositor irlandés. La "Isla de Innisfree"

Cartel de la famosa película de John Ford

¿Cómo no hablar de la película que está presente en todos los pubs y tiendas de esta zona? La oscarizada película de John Ford, "The Quiet Man" recrea el ambiente y los paisajes de Connemara.

El director americano-irlandés John Ford viajaba a menudo a Galway en sus vacaciones, a la tierra de sus padres, su padre era de Galway y su madre de las islas de Aran. Conocía perfectamente el ambiente que quería reflejar en su película cuando la rodó. en algunos momentos sintió dudas porque, añadía en tono burlón,  el paisaje era "demasiado verde".

Compró los derechos de la obra al autor Walsh,  y  situó la historia en un lugar imaginario "Innisfree", como el poema del poeta y premio Nobel irlandés William B. Yeats "La isla del lago de Innisfree". Como dice Javier Reverte en su libro "Carta a Irlanda" :"El poema de Yeats hace del lugar un símbolo lleno de bucolismo del alma irlandesa y de la juventud perdida. Y algo así es lo que Ford pretendía encarnar en su película: el lirismo de Irlanda y el viento de la juventud."

Aunque Innisfree existe sólo gracias a la literatura y a la magia del cine, el paisaje y los exteriores son tan reales como la lluvia en Irlanda. La película se rodó en el maravilloso parque natural de Connemara y en el pueblo de Cong, donde existe todo un recorrido evocando las escenas de la película. También forma parte del recorrido de los fans de la película, la estación de tren del ficticio pueblo de Castletown, que en realidad es el pequeño pueblo de Ballyglunin. 

Os dejo con la memorable pareja para que os deleiteis un rato con el thriller de la película.




http://www.ireland.com/es-es/qu%C3%A9-ver-y-hacer/irlanda-literaria/articulos/william-butler-yeats/
http://www.hola.com/viajes/2012013056730/irlanda-hombre-tranquilo-john-ford/
http://elpais.com/diario/2005/06/11/viajero/1118523426_850215.html
http://www.diariodecine.es/sscineclasico66.html