sábado, 1 de agosto de 2015

"Le Cinque Terre" una bella escapada



"Le Cinque Terre"


Riomaggiore
"Escondida en pequeñas cuevas a lo largo del escarpado tramo meridional de la Rivera Ligurina, fue durante mucho tiempo una gran desconocida. Éste es uno de los escenarios más espectaculares de la costa italiana, con acantilados tan pronunciados e inquebrantables que durante siglos estas aldeas de pescadores estuvieron unidas entre sí por barca o por una red de caminos de cabras que pasaba entre acantilados. Estos antiguos sentieri están ahora pavimentados en su mayor parte y están considerados entre los caminos con más bellas panorámicas de Europa.."

Mapa de Cinque Terre
Nuestra aventura comienza en este espectacular escenario, con un montón de imágenes e información grabadas en la memoria y con muchas ganas de disfrutarlas con el grupo de amigos que decidimos hacer juntos esta escapada.

Mis antepasados provienen de Liguria, de los muchos que tuvieron que salir de estas tierras cruzando el mar, para algunos instalarse en una pequeña isla en el mediterráneo, Nova Tabarca. La emoción de pisar por primera vez estas tierras nos acompañó durante todo el viaje.

En el grupo, cada uno teníamos intereses e información de ámbitos distintos como la etnobotánica, la historia, la fotografía, la literatura, la gastronomía, la enología, y hasta la iconografia religiosa!!, etc., así que la experiencia, sin esperarla, fue enriqueciéndose conforme empezamos el viaje. Cada uno íbamos comentando anécdotas, historias, libros, canciones y películas, que de alguna manera nos enlazaban con imágenes italianas, lo cual nos hizo el viaje en barco y en tren, por el "Parque Nacional de la Cinco Tierras", verdaderamente delicioso.


La Spezia


Vista de La Spezia y del puerto
Decidimos tener como base la ciudad de la Spezia, pues la estación central comunica en tren todos los pueblos de Cinque Terre y nos pareció una buena opción para poder aparcar el coche y olvidarnos de él,  resulta una hazaña ( casi una agresión) acercarse a los pueblos en coche.

Nos hospedamos en un "Affittacamere" (habitaciones en alquiler o parecido a un Bed&Breakfast) "Casa Dane", lo elegimos justo al lado de la estación, una buena elección porque nos interesaba poder madrugar y coger uno de los primeros trenes hacia Riomaggiore para coger el barco que nos llevaría a recorrer la Cinque Terre. Además nos aconsejaron comprar "La Carta Treno Multiservizi" por la tarde, un pase para usar durante todo el día el tren,  pues por la mañana hay muchísimas colas para comprarla.


El tren, que recorre un territorio con un paisaje espectacular
La Estación Central de La Spezia
Billete para 1 dia

Le Cinque Terre se encuentra muy bien comunicado en barco y en tren. Visitarla primero desde el mar es la opción que elegimos, pues,  la visión que tienes del paisaje, de su orografía y de la arquitectura de los pueblos, tiene más sentido para comprender su historia y sus formas de vida. Desde luego os lo recomiendo descubrirla desde el mar, las imágenes desde el barco son estupendas, el trayecto es corto, no se hace pesado y se pueden hacer buenas fotos,  la vuelta se puede hacer en tren y combinar así los dos medios de transporte, nosotros lo hicimos de esta forma, primero en barco y fuimos a la vuelta, parando en cada pueblo con el tren, puedes tomarte tiempo y recorrerlos tranquilamente, hay cada diez minutos un tren hasta la media noche ..... es muy fácil.
Una de las animadas vías principales
Las escaleras y cuestas de una ciudad volcada al mar
Bueno, ya nos encontramos instalados y dispuestos a descubrir La Spezia.

La entrada a la ciudad nos dio una imagen de hileras de contenedores que nos atestiguaba la importancia de su puerto. Luego nos mostró una gran bahía con un gran puerto y un bonito paseo marítimo, que nos brindó hermosas vistas del mar de Liguria y del golgo, con los Alpes Apuanos al fondo, que dominan todo el paisaje. En el paseo marítimo sobresale un moderno puente atirantado que nos recordó por un momento a la pasarela del puerto de Barcelona.

El Golfo de La Spezia, en lengua ligur A Spézza, es también llamado Golfo dei Poeti (Golfo de los poetas) ya que fue residencia durante algún tiempo, enamorados de esta zona, de importantes poetas ingleses como Percy.B.Shelley y George Byron.

Ahora La Spezia es una ciudad moderna, tiene un aire a los edificios de la costa azul, la mayoría de los edificios son del siglo XX, durante la Segunda Guerra Mundial fue bombardeada ya que era uno de los importantes arsenales de la Marina italiana. También la ciudad es conocida como "Puerta de Sion" para los israelitas que zarparon desde aquí tras sobrevivir al Holocausto.

Una de las fiestas más populares y sugerentes de la Spezia es el "Palio del Golfo de los Poetas", una competición de remo en la que participan los trece barrios marineros del golfo, precedida por un desfile de disfraces. Se celebra cada año el primer domingo de agosto, pero todo el fin de semana hay desfiles por las calles de La Spezia.
Vista desde el puente colgante de la Spezia
Puente colgante






Cenando en "Hosteria Cichetteria MarineRei"
Vine Bianco Vermentino "Colli di Luni"


El paseo al lado del mar y las magnificas vistas nos abrió el apetito y ¿cómo no probar la cocina típica del mar de Liguria?



En el mismo paseo habían varios puestos de pescado fresco donde elegías el pescado, te lo preparaban y luego lo servían en las mesas de una especie de chiringuito.


Nos decidimos por una terraza en la "Hosteria Cichetteria MarineRei" en la Piazza Sant'Agostino, relativamente cerca del paseo marítimo. Una excelente elección. Nos dejamos aconsejar y pedimos mejillones al vapor (los mejillones a la Vecchia Spezia son los típicos de la zona, rellenos con huevo, pan, mortadela, queso grana, perejil y aceite), atún trinchado a la plancha e insalata di mare. Todo bañado con un magnifico vino blanco con denominación de origen de la zona, "Colli di Luni". Nos encantó el vino!! La fuerza y la tradición vinícolas se perciben en el aroma, el color y en el sabor de este vino, producido en los viñedos que recubren las colinas y las soleadas terrazas que se asoman al mar.

La velada, acompañada de risas, del memorable "vine bianco"... y de historias, terminó con un exquisito tiramisú de la casa que nos dejó un delicioso sabor de nuestra estancia en La Spezia.

Ahh!! y para despedirnos un espresso decaffeinato para dormir de tirón...

Y... a dormir
Nuestro espresso decaffeinato










Salimos temprano, desayunamos  y al estar justo al lado de la estación, cogimos el tren hasta nuestro primer destino,  Riomaggiore, desde donde decidimos coger el barco para recorrer algunos de los pueblos de le Cinque Terre. Esta costa en la Rivera de Levante mira de frente al Golfo de Genova.



En 1997 la UNESCO declaró a Le Cinque Terre (Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore) junto con Portovenere y las islas Palmaria, Tino y Tinetto, Patrimonio de la Humanidad.

http://whc.unesco.org/en/list/826
http://www.lecinqueterre.org/esp/
http://elviajero.elpais.com/elviajero/2014/12/30/actualidad/1419967866_241575.html



Riomaggiore


Hicimos el recorrido de Riomaggiore hasta Monterosso al Mare, así pudimos acercarnos desde el mar a cada pueblo donde iba parando el barco y contemplar las típicas casas de colores enrocadas sobre los acantilados entre paisajes de viñas y olivares. Desde el mar tienes una panorámica que ayuda a entender la adaptación que estos pueblos, agarrados a los cerros, tuvieron que hacer a un territorio tan escarpado y se puede observar mejor una de las señas de identidad de su economía, la agricultura en terrazas y el cultivo de las viñas que "ha contribuido a crear un paisaje único.. con los típicos muros en seco, características de las colinas a desplomo sobre el mar cristalino.." 

Fotos antiguas de la vendimia
Abancalamientos en terrazas



Pisando la uva











Vista desde el barco de Riomaggiore
El pequeño puerto natural de Riomaggiore
El continuo ir y venir de los barcos




Manarola


A lo lejos el pueblo de Manarola
Manorola desde la "Vía dell'Amore", un romántico sendero que recorre los pueblos entre los acantilados
Un puerto natural protegido por espigones de rocas

Manarola se encuentra entre dos promontorios rocosos que descienden, siguiendo el curso del arroyo Groppo, hacia un pequeño puerto. Sus características "casas torre" de estilo genovés se conservan aunque ya no tienen el carácter defensivo que tuvieron en su día.
Manarola es la más antigua de las poblaciones de las cinco tierras, los vestigios encontrados nos muestran una "Manium arula" (pequeño altar dedicado a los dioses) que fue fundada como un asentamiento romano de la actual Volastra.

Lo mejor es perderse por sus callejuelas y descubrir los mil encantos de esta población marinera y degustar su vino más popular "Sciacchetrà" 


El vino Sciacchetrà D.O. es un vino dulce nacido en la zona de Levanto. "De color dorado con reflejos ámbar, aroma intenso y persistente, con un deje de albaricoque, frutos secos y miel de acacias".

En las terrazas, que en la Edad Media pertenecieran a los monjes Olivetanos de San Venerio, se siguen cultivando las uvas Bosco, Vermentino y Albarola que sirven para  producir  el Sciacchetrà.
http://tripodart.net/blog/sciacchetra-vino-italiano-expresion-de-una-tierra/
http://terradibargon.com/blog/es/el-vino-sciacchetra/



Corniglia



En lo alto, rodeado por colinas y viñedos, mirando al mar.
La barca y el mar esta presente en la vida cotidiana

Corniglia es el más pequeño de los pueblos de le Cinque Terre y es el único que no se encuentra a nivel del mar, se encuentra encaramado en las montañas, en un promontorio de unos cien metros y para acceder a él se necesita estar en forma!! 

Su escalinata es conocida como la Lardarina de unos 337 escalones, también hay senderos que unen los pueblos que transcurren entre viñedos y olivares y nos muestran el paisaje en todo su esplendor.

Los atractivos recorridos que atraviesan los valles, transcurren por senderos muy apreciados para los amantes de la naturaleza, del senderismo y de trekking. Tanto el "Sentiero Azzurro" que serpentea toda la costa por unos paisajes de ensueño, como el de la "Vía dell'Amore" son los más famosos. Pero ofertas para los amantes de la naturaleza y del deporte hay de todo tipo, inmersiones subacuáticas, buceo o snorkeling, avistamiento de ballenas y delfines que en verano se reúnen en la cuenca del Santuario de Cetáceos, excursiones en canoa, en kayak, rutas de bicicleta de montaña, excursiones a caballo, excursiones y visitas guiadas con catas de vino (Vinetrekking), y todo lo que podáis imaginar.



Vernazza

Vernazza desde el mar
Castello Doria, un imponente bastión defensivo
Iglesia de Santa Margarita de Antioquía

Nos acercamos a Vernazza, uno de los pueblos más encantadores que hemos visto, con una ensenada natural que sirve de refugio a los barcos, sus casas de colores, su iglesia al pie del mar con su torre octogonal que nace desde la zona del ábside y con imágenes pintorescas que reconocemos como los iconos de los pueblos de la Rivera Italiana.
Su nombre, posiblemente, viene de "Gens Vulnetia" antigua familia romana.


Su arquitectura nos muestra la importancia en la zona de esta población, con sus "casas torre", sus iglesias, las loggias y los pórticos de algunos edificios y su imponente fortificación "Castello Doria" que con su posición domina toda la costa (vale la pena subir por las vistas que nos muestra de toda la costa). Los vestigios encontrados datan las fortificaciones medievales del siglo XI.

La iglesia de Santa Margarita de Antioquía es uno de los edificios más importantes, construida en el 1318 de estilo gótico-ligure ha tenido varias intervenciones y denota influencias renacentistas.

Vista general de Vernazza




Después de callejear, acercarnos a la iglesia, al Castello y tomarnos un tiempo para fotografiar los rincones más encantadores, necesitábamos un refresco y un descanso!!

En una gelatería del centro nos pedimos un limone granita (limón granizado) hecho con limones de la zona, buenísimo, que nos supo a gloria!! os recomiendo probarlo.







Monterosso al Mare


Al fondo una vista de Monterosso al Mare
La playa de Monterosso al Mare


Imagen típica como en un fotograma neorrealista
Slow Life

Monterosso al Mare es el pueblo más occidental de los cinco pueblos. Es el que mejores y más playas turísticas tiene, hay un espacio privado (en Italia se paga en las mejores playas) y un espacio público, con aguas cristalinas, arena y zona de arrecifes.

Decidimos darnos un baño, en la zona más próxima al casco urbano, una playa tranquila, pública y con aguas cristalinas. Una verdadera gozada!!

Después del refrescante baño, callejeamos por todo el casco medieval, perdiéndonos por sus callejuelas y por las pequeñas tiendas de productos típicos... cansados y con tanto estimulo, era la hora de buscar un restaurante para comer.

Buscar para 8 comensales no resulta fácil en pueblos pequeños, pero la verdad es que se nota que están acostumbrados al turismo. 
Encontramos un restaurante donde los productos que ofertaban eran autóctonos y frescos "Ristorante Ciak" en la Piazza Don Minzoni. Encontrándonos en un puerto de mar, todo lo que pedimos de entradas  y de plato principal tenía que ver con el Mar. Y las anchoas de la zona que gozan de mucha fama. Nos dejamos aconsejar en el vino "Vine bianco delle Cinque Terre" y de postre un Tiramisu impresionante!! Dispuestos a seguir...

Ahh!! no deberíais abandonar Monterosso sin saborear un limoncino, el licor típico que se elabora con limones de Monterosso, parientes de aquellos con los que se prepara el Limoncello de la Costa Amalfitana. 
Spagghetti frutti di mare
Un baño refrescante en el Mar de Liguria







El pueblo de Monterosso al Mare, desarrollado a lo largo de las orillas del arroyo Manada, ahora cubierto, se encuentra dividido entre el casco medieval y el pueblo moderno y residencial que se extiende a lo largo de la playa. La Torre Aurora, sobre la colina de San Cristoforo, marca la separación entre el casco medieval y la villa moderna.
Monterosso Viejo es dominado por la mole de los restos del castillo a desplome sobre el mar y las típicas "casas torres", atravesadas por estrechos "carruggi", pequeñas callejuelas medievales.

También vale la pena hacer un recorrido por algunos de los senderos que bordean sus acantilados, podremos contemplar varios torreones defensivos que se conservan desde la Edad Media. 

Nos llamó la atención, que en todos estos pueblos, cuando sube la marea o hace mucho oleaje, suben, los pescadores, las barcas a las calles del pueblo, para vararlas en las aceras aparcadas en las puertas, con un sistema de poleas.
El grupo, de vuelta, en el tren
La avenida llena de barcas aparcadas
















Nos despedimos del conocido "Golfo dei Poeti" (El Golfo de los Poetas) una pequeña zona en la ribera del Mar de Liguria en Italia, desde donde hemos podido intuir la pasión y la inspiración que para muchos poetas, intelectuales y escritores provocó estas tierras. Personajes como Dante Alighieri, Lord Byron, Percy Shelley, Mary Shelley, George Sans, David Herbert Lawrence, Arnold Böcklin, Gabriele D'Annunzio, Filippo Tommaso Marinetti, Cesare Pavese, Marguerite Duras, ... todos ellos quedaron fascinados por un paisaje que los atrapo e inspiró.

"Oh, cementerios ligures, abiertos a las olas y al viento..." versos del poeta Vincenzo Cardarelli.

Dejamos atrás Le Cinque Terre emocionados, y con ganas de volver con más tiempo, para poder descubrir mejor los pueblos que nos quedaron por visitar y las rutas senderistas por recorrer. Esta primera aproximación nos sirve, y espero que os sirva a vosotros también, para, en una vista rápida, tener claro lo que nos gustaría hacer al volver, que visitar, que rutas elegir (para dejarnos un poco más de tiempo), y que podríamos ver con más detenimiento de todas las opciones que ofrece la zona.

Según la prestigiosa revista Lonelyplanet, Cinque Terre se encuentra entre las 10 rutas senderistas más interesantes de Europa.
http://www.decaba.com/es/cinque-terre/

He descubierto un párrafo de la exitosa novela "La chica del tren" de Paula Hawkins donde hace referencia a Cinque Terre, espero que sea una de las muchas excusas que motiven vuestro próximo viaje.

"A veces ni siquiera miro pasar los trenes, sólo los escucho. Sentada aquí por las mañanas con los ojos cerrados y la anaranjada luz del cálido sol en los párpados, tengo la sensación de que podría estar en cualquier lugar. En el sur de España, en la playa; o en Italia, en Cinque Terre, con todas esas bonitas casas de colores y los trenes que llevan a la gente de una población a otra."

Una recomendación, tomaros un poco de tiempo para poder recorrer algún sendero cuando no haga demasiado calor, curiosear la geografía de la zona, observar los abancalamientos y los pequeños huertos que tienen las casas, hacer alguna de las excursiones en barco, probar la gastronomía y los vinos de la zona, seguro que os ayuda a disfrutar mejor vuestro viaje.

Bel Viaggio .