lunes, 2 de marzo de 2015

La Costa Amalfitana. Ravello


Ravello, "L'infinito è qui" 

"uno de los lugares más románticos del mundo" Lord Grimthorpe

Otro de los paisajes por los que siempre suspiraba cuando caía en mis manos alguna fotografía de Ravello, era el "Terrazzo dell'infinito", me imaginaba asomada a una costa mítica y maravillosa desde una barandilla de vértigo, acompañada de esculturas clásicas, aromas y flores mirando el perfil de los acantilados, con un mar azul como pocos, y a lo lejos el horizonte, como tantos y tantos personajes...... que también se habían quedado totalmente fascinados contemplando el Infinito.


"Boccaccio habla de la Costiera Amalfitana como "una parte maravillosa de Italia... una costa...llena de pequeñas ciudades... de jardines y de fuentes... entre las cuales había una llamada Ravello".
"Ravelese es el protagonista de una de las más bellas novelas de el Decameron."

"Terrazzo dell'Infinito"
Llegamos a Ravello desde Amalfi a media tarde,  esta ciudad se encuentra situada a unos 300 mts. por encima del pueblo de Amalfi, por una carretera que asciende entre montañas pobladas de olivos, vides, limoneros, robles y pinos hasta la cima de una colina, entre dos valles, separados por el río Dragone. 

Por el camino, nos encontramos rodeados de pequeñas huertas, de villas de piedra y un paisaje mediterráneo que penetra por una garganta, en otros tiempos accesible sólo con animales de carga.

Villas y casas asomadas a los riscos                                      
Un paisaje rodeado de viñedos, olivares, limoneros y pequeños huertos que se descuelgan hasta llegar al mar.

La Piazza con il Duomo al fondo
La historia de Ravello se explica en parte por su privilegiada situación estratégica. Se encuentra en un enclave inaccesible, protegido, fértil y con buena visibilidad, por esta razón fue elegido ya por los nobles romanos hacia finales del siglo IV y siglo V, cuando el Imperio de occidente sufría ya el empuje de los bárbaros. 

Posteriormente en la Edad Media, con el auge y la prosperidad de la pequeña República de Amalfi, Ravello creció y se enriqueció, sobre todo por los intercambios comerciales con árabes y bizantinos por lo que, en algunos momentos viéndose rica y poderosa, intentó rebelarse y proclamar su propio Dogo.

Pero la historia de Ravello siguió paralela a la historia de Amalfi, su esplendor y su decadencia van de la mano, salvo por el hecho que marcó la diferencia, el momento en el que el compositor Richard Wagner, en mayo de 1880, llegó y encontró la inspiración para el acto segundo de su "Parsifal" en el "mágico jardín de Klingsor" en Villa Rúfulo - ("suponiendo que el propio paisaje no sea de por sí una sinfonía"), a partir de entonces la villa ejerció una poderosa atracción para artistas de cualquier género y creció su fama y su glamour.


La Catedral y la Torre tiene elementos árabe-normandos,  en su interior mosaicos bizantinos y una capilla renacentista 
Una de las razones que nos llevó a elegir Ravello para hospedarnos  (esta maravillosa ciudad os la recomiendo cien por cien)  fue asistir al Festival de Música que todos los años se celebra en verano en honor al compositor R.Wagner. Han conseguido que sea un referente artístico en todo el mundo, durante unos meses "Ravello Festival" logra que sea un atractivo destino tanto para melómanos como para amantes de otros tipos de música.


Nos hospedamos en el H. Graal, un pequeño lujo que valió la pena, la elección (después de mirar un montón) sobre todo la hicimos por su proximidad a Villa Rúfulo (en los jardines se celebraba el concierto) y estaba muy cerca, casi al lado, del hotel. El pueblo es pequeño y todo queda próximo.

El atardecer, desde la altura privilegiada que tiene Ravello, es uno de los momentos más inspiradores y relajantes que he vivido. Volvería sin pensarlo!!. Cuando vimos la piscina asomada como en una balconada a la costa, no pudimos resistirnos, un baño relajante, un libro.. y una tumbona...para que más...

Una cena ligera en la Piazza Vescovado y dispuestos a una elegante e inolvidable velada.


Vista desde el Belvedere en el Festival

La actuación de Chrysta Bell (musa de David Lynch) fue una puesta en escena ecléctica y sensual, con una música que mezcla sonidos del blues, un descubrimiento que nos gustó mucho. 


Después del concierto, nos acercamos a la Piazza, frente al Duomo, para tomarnos una copa. Terminamos tomándonos un cappuccino en una terraza. El ambiente de la Piazza era encantador, se debatía entre el glamour de los trajes de los asistentes al concierto y los padres o abuelos con niños jugando en medio de la plaza, como cualquier pueblo de veraneo.


Amaneciendo entre las montañas y el mar
Tanta emoción junta consiguió que durmieramos poco, y al amanecer, salimos a hacer fotos por los alrededores. El paisaje del interior, mirando hacia las montañas, es tan espectacular como la costa, es un espectáculo natural que consigue embriagarte.

Amaneciendo, desde la terraza de la habitación

Bien temprano, tomamos  el desayuno en el salón ( mirador) del hotel y nos recargó las pilas para acercarnos a Villa Cimbrone donde, tantas y tantas veces había soñado asomarme a la Terraza del Infinito. Al ser tan temprano, nos encontramos que tan sólo había un visitante y nosotros... una gozada!!! Y el visitante era un japonés encantador que viajaba solo, un apasionado de la fotografía que se encontraba haciendo un recorrido por algunas zonas de Italia. Compartimos experiencias y nos hicimos fotos mutuamente, una suerte para ambos encontrarnos, porque supimos respetar la intimidad del momento, ayudarnos y conseguir tener una visión solitaria paseando por los jardines y la Terraza.




"Villa Cimbrone es como una ciudad dentro de la ciudad. Las ruinas de un convento del siglo XI fueron convertidas por lord Grimthorpe, en 1904, en uno de los lugares más románticos del mundo. Aquí amontonó estatuas y obras de arte, esparcidas en jardines y bosquetes (...) El arbóreo Viale de l'Inmenso conduce a la llamada Terraza dell'Infinito: un balcón alucinante embellecido con bustos clásicos y que Gore Vidal calificó como "el más hermoso panorama del mundo"


Desde el Mirador, en lo más alto del acantilado, se domina la costa hasta Punta Licosa y la llanura de Paestum





















Vista de los jardines con el hotel al fondo

Desde la "Terraza"  con una vista al infinito...

También Villa Cimbrone, como en muchos rincones de la Costa Amalfitana,
 fue el refugio y la inspiración de intelectuales y artistas, como los del grupo de Bloomsbury (Virginia Wolf, Forster, Elliot, Lawrence...). También fue el nido de amor de Greta Garbo y el músico L. Stokovsky.

La verdad es que vale la pena investigar un poco, porque hay muchísimos personajes interesantísimos. Ahora Villa Cimbrone es un hotel de lujo, y las habitaciones ocupan parte del antiguo convento medieval.

http://www.ravellotime.it/es/visitare_ravello/ravello.asp 

Tiendas y talleres de cerámica local















Después de pasear y recorrer los mejores enclaves de Ravello, de callejear por sus tiendas de cerámicas y artesanía, entramos a ver Il Duomo que está dedicado a San Pantaleone, patrón de la ciudad,  y su más famosa obra de arte, el Púlpito, labrado por Nicoló di Bartolomeo da Foggia en 1272.

Las columnas salomónicas, revestidas de mosaicos, descansan sobre leones esculpidos. Todo el conjunto es una maravilla!! Una de las visitas que os recomiendo.

A la hora de la comida descubrimos un sitio estupendo, un restaurante con una vistas espectaculares "Villa María" y productos de su propia huerta ecológica.






Os dejo un mapa para que os situéis en la zona


Mapa de la zona
Y nos despedimos de Ravello con una imagen que refleja un paisaje de ensueño. Volvería sin dudarlo una y mil veces, os lo recomiendo.                                                                             

Nos despedimos con una imagen inolvidable


En Ravello se dieron cita nombres memorables del cine como John Huston, Humphrey Bogart, Gina Lollobrigida, Marco Tulli, Jennifer Jones, Truman Capote, etc... en un memorable y accidentado rodaje de la película "La burla del diablo".

Humphrey Bogart y Gina Lollobrigida en un balcón de Ravello

http://ricerca.repubblica.it/repubblica/archivio/repubblica/2006/01/31/ravello-sorbetti-leggende-nell-osteria-di.html 
https://www.theguardian.com/film/filmblog/2014/sep/24/beat-the-devil-bfi-john-huston-truman-capote-humphrey-bogart