martes, 22 de abril de 2014

València en primavera



 Jardín de Monforte


Unos días antes de Les Falles nos acercamos a València para poder disfrutar del ambiente festivo y sumergirnos en algunos de sus rincones, fuera de las grandes aglomeraciones de esos días.  Los parques, los jardines y muchas de sus calles nos muestran la primavera en todo su esplendor. Uno de esos rincones es el Jardín de Monforte, un pequeño y maravilloso jardín al estilo romántico que evoca otros tiempos. Un rincón en el centro de València que nos invita a pasear entre árboles, setos, estatuas, fuentes, flores.. y perdiéndonos entre sus estrechos senderos entran ganas de sentarse en sus bancos, un descanso sombreado, acompañados de fondo con el sonido del agua.

Entrada principal al Jardín


Plazoleta de forma circular adornada con bustos de filósofos sobre pedestales
 
 
Su origen se remonta a uno de los huertos existentes a extramuros de València, en 1849 comienza la idea de convertirlo en un Jardín de estilo neoclásico muy propio de la época. La ambientación se estructura en dos zonas, una al gusto francés con setos recortados y otra de estilo romántico con árboles frondosos de gran tamaño.
Los leones que custodian una de las entradas 
La plazoleta semicircular que da paso a la entrada principal del Jardín, se encuentra flanqueada por dos leones de mármol, obra de José Bellver para la escalinata del Congreso de los Diputados en Madrid, donde finalmente no llegaron a colocarse.


La primavera en el jardín
Hay una gran variedad de flores y plantas que en primavera llenan de color y armonía el paseo por los jardines.  Hay un acceso porticado desde el Pabellón que comunica a otra parte de jardín donde se encuentran una variedad de "alfàbegues" de Alcora, también están los juegos del agua de la Alberca y dos estanques con pequeñas esculturas de surtidores. Todo da al conjunto una gran belleza y  armonía.

Fuente de hierro forjado

Esculturas, agua, fuentes, plantas, etc... uno de los rincones más intimistas y románticos

Enlace Ayto. Valencia.

http://www.valencia-cityguide.com/es/atracciones-turisticas/jardines/jardin-de-monforte.html

https://www.google.es/maps/place/Carrer+de+Montfort/@39.477065,-0.365231,17z/data=!4m2!3m1!1s0xd6048a561b577e1:0xbbb2608faa968fb9?hl=es

En el programa de Radio 3 "El bosque habitado" os dejo un postcard especial sobre el Jardín Botánico de Valencia muy interesante con una gran sensibilidad hacia el trabajo realizado por naturalistas valencianos para recoger una gran variedad de plantas y la habilidad para mostrarnos el mundo natural.
http://www.rtve.es/alacarta/audios/el-bosque-habitado/bosque-habitado-vuelta-mundo-desde-jardin-botanico-valencia-14-09-14/2756443/

Vale la pena buscar en el mapa de Valencia ( en el enlace viene la información) el Jardín de Monforte, buscar un aparcamiento cerca (no es muy difícil), y dejarse envolver por el paisaje, la vegetación, los sonidos del agua, las flores, .... y los aromas de primavera, en uno de los mejores y más románticos rincones de Valencia. 
La Lonja de la Seda obra maestra del gótico civil valenciano
Después del Jardín, hicimos un recorrido cultural y gastronómico por el centro de la ciudad, visitando también los monumentos falleros. Antes de la "Mascletá" nos dio tiempo de visitar "La Llotja de València"o dels Mercaders, un edificio magnífico, ejemplo del gótico civil  valenciano tardío. También pudimos disfrutar del Mercado Central que se encuentra justo enfrente de la entrada principal de la Llotja, está situado entre la Plaza del Mercado y la Plaza de la ciudad de Brujas, es una construcción de estilo modernista que se empezó a construir en 1914 y sus detalles arquitectónicos y su cúpula son dignas de una visita, aparte de sus puestos ordenados y coloristas que son un regalo para los sentidos.
Mercado Central

Otro de los sitios cercanos que visitamos fue la "Plaça Redona" que accedimos por la calle Sombrerería (las calles de esta zona tienen nombres de oficios, de gremios, que nos traslada a su pasado medieval "no hay recuerdo de todas las profesiones y gremios; pero en el callejero subsisten los suficientes como para que podamos hacer una pequeña lista, que ayuda a entender mejor la ciudad medieval") Una plaza con una ubicación central muy próxima a todas las calles de los oficios, que nos muestra como en un patio de vecinos, los puestos de mercado de los artesanos.
http://mibarrio.lasprovincias.es/ciutat-vella/actualidad/2011-11-07/calles-oficios-1819.html



También nos acercamos a ver la "casa más estrecha de España" que se encuentra en la Plaza Lope de Vega, una curiosidad más.
http://www.diariodelviajero.com/espana/la-casa-mas-estrecha-de-espana-esta-en-valencia-posiblemente-y-la-mas-estrecha-del-mundo 

http://www.jdiezarnal.com/valencialalonja.html 

http://www.sapiens.cat/ca/escapades-amb-historia/la-llotja-de-valencia-el-temple-de-la-seda-376.php
http://www.apeudepagina.net/La%20llotja%20de%20Val%C3%A8ncia.pdf

Después de disfrutar de "La Mascletá" y de saborear unas deliciosas tapas y cañas por la zona del Mercado recogimos el coche y nos acercamos al Barrio del Cabanyal en Valencia. Nos recomendaron una gastro-Tasca "L'Entrepa" c/ José Benlliure, 117 (963555432) donde los arroces tienen el sabor de antaño, y efectivamente, una comida exquisita con un "Arròs amb polp i col" que era para quitarse el sombrero.

"Arròs amb Polp"


                                                                                                   
La sobremesa la hicimos paseando por la playa en una tarde tranquila del mes de marzo. Al volver a Valencia, visitamos los monumentos falleros y nos acercamos a la Horchatería "Santa Catalina" (en Plza. de Santa Catalina, 6)   a tomarnos unos buñuelos con chocolate que nos hicieron reponer fuerzas para seguir caminando.                          
Mural interior de cerámica valenciana de Manises

Vidriera de entrada a Santa Catalina
Los famosos bunyols
La Horchatería "Santa Catalina" ha sabido conservar el sabor tradicional que reconoces en su horxata de xufa i els fartons, y también innovar con sus incorporaciones al chocolate (suizo, a la francesa, a la menta, puro...) junto con los churros o bunyols de carabassa. Una de las visitas que, seguro, nos amplia el abanico cultural que nos ofrece la ciudad de Valencia.

Una visita a los monumentos falleros más emblemáticos nos dieron unas imágenes que permanecerán durante mucho tiempo en nuestra memoria.

Una última mirada nocturna nos despide de nuestro día en Valencia con el encendido de la iluminación de la calle ganadora de este año, la Falla "Cuba-Literato Azorin".